lunes, 27 de abril de 2009

Diario de Abordo Cap.12: La bota

- Ocho de la mañana, 11 de abril de 2009, Avellino, Campania (Italia).
Todos en pie. Chemita nos espera impaciente para una de las mayores locuras que podríamos hacer estando en este país: Ir hasta Reggio Calabria por placer. Así pues, hacemos una ligera maleta con las cuatro cosas básicas que te llevaría de viaje, nos incorporamos a la A3 y tenemos 4 días para volver... Carretera a destra, carretera a sinistra, está toda en obras. A lo tonto nos dan las 3 de la tarde y ya te he contado que aquí se come como muy tarde a la una, así que... ¡sorpresa! Todo cerrado. Encontramos un super tras callejear un poco, podemos comprar pan y el embutido (tan socorrido en estos viajes) está en el maletero pero... ¡ta chán! hay un buffet con 'sobras' dentro del super. Problema solucionado. Más de coche, carretera a destra, carretera a sinistra, montaña supra, montaña soto... Son las 8 de la tarde... Llegamos a Reggio Calabria. Bajamos del coche y lo aparcamos en el primer sitio que encontramos cerca del marelungo. Lo recorremos y comprobamos dónde se esconde la juventud italiana: en R.Calabria. Para que me entiendas, Calabria es algo así como Ibiza, se respira buen ambiente en el aire y una aparente calma (sin olvidarnos que estamos en la boca del lobo, sé que sabes a lo que me refiero), al fondo puede verse a simple vista el contorno y casitas de Sicilia (a que ahora sí que lo entiendes) y la gente joven pasea por las calles mientras comen helado... Encontramos un Bed&Breakfast casi por casualidad, así que hoy no dormiremos en el coche...
- Nueve de la mañana, 12 de abril de 2009, Reggio Calabria, Calabria (Italia).
De perdidos al río. Hoy recorreremos la costa del mar Jónico por carretera secundaria (la única que hay) y las playas desiertas y casi vírgenes nos invitan a pasear por ellas, así que les hacemos caso y hacemos nuestra primera parada en el punto más al sur de Italia, la Marina di San Lorenzo. Mejor ignoraremos el dato de que terminé calado hasta las rodillas por culpa de Javi y sus juegos de "a ver quien aguanta más sin que le coja la ola"... Segunda parada en la playa de Bovalino, deja de reírte de mi, porque no soy el único patoso del grupo, volvemos a jugar al mismo juego y ahora es Leticia la que es engullida (literalmente) por una ola, cámara en mano hizo una foto de ese momento... la última foto de esa cámara... ha muerto. Leti se cambia y seguimos nuestro viaje tras casi una hora de risa y carcajadas varias... Son las 2 de la tarde, paramos en Catanzaro a comer mientras unos abueletes de la zona juegan a la versión italiana de la petanca. Como no podría ser de otra forma: Llueve. Ocho horas de coche después llegamos a Taranto. Nos alojamos en Hotel Palace ya que nos hacen una oferta a precio de albergue... y es que cuando un hotel está casi en ruinas no podría ser de otra forma...
- Nueve de la mañana, 13 de abril de 2009, Taranto, Puglia (Italia).
Bajamos a desayunar y me sorprende que de las posibles 10 personas alojadas en el hotel, solo 4 somos extranjeros ¿quién se aloja en un hotel de esas características si no eres un turista con ansias de aventura? Recorremos la ciudad y algunos de sus emblemáticos edificios... es una ciudad militar, tal vez por eso la ciudad tiene pinta de ser una enorme fortaleza. Cuatro fotos con "el pepino de edificio" como dice Javi (el ayuntamiento para el resto de la humanidad) y vuelta a Chemita.
- Nueve de la noche, 13 de abril de 2009, Avellino, Campania (Italia).
Llegamos a nuestro ¿hogar? No, todavía no lo es... tal vez mañana...
Publicar un comentario