martes, 28 de abril de 2009

Diario de Abordo Cap.13: La cumbre de un volcán

Último día de vacaciones de Semana Santa, post-pascueta como dicen por aquí, y decidimos aprovechar nuestro último día con Chemita, así que, decidimos ascender al Vesuvio. Nos avisan que son 20 minutos caminando cuesta arriba y nos alegra comprobar, que por primera vez en todo el tiempo que llevamos aquí nos aceptan la tarjeta de estudiantes para hacernos descuento en la entrada de algo. Es increíble, no la aceptan en ningún sitio, pero siempre es bueno tenerla, cuando te la aceptan es una alegría que te llevas. Cuando llegamos a la cumbre, comprobamos que el taquillero se refería a 20 minutos italianos, es decir, casi una hora del resto del mundo. Allí vemos como duerme el volcán, como respira emitiendo calor y humo, en cualquier momento podría despertarse... y por lo que la historia cuenta, no es que tenga precisamente muy buenos despertares... Y no hay mucho más que ver, salvo las vistas, así que volvemos para hacer una de esas compras que solo se pueden hacer cuando tienes coche. Comimos en un McDonall's (no se lo digas a Oli, que ya sabes que le hierve la sangre sólo con oír esa palabra) y compramos una inmensa lista de comida y las últimas cosas para la casa. Al regresar, Javi y Leticia fueron a devolver a Chemita y Lucía y yo nos quedamos guardando todo lo que hemos comprado, cuando terminamos y todo está listo, nos vamos al Teatro, ya que es el único sitio donde podemos conectarnos a Internet.Cuando volvemos Javi y Leti han dado un pequeño vuelco a la casa, se podría decir que ya empieza a ser 'nuestra' casa. En el salón hemos montado nuestra zona chill-out donde estar y evadirse del mundo, donde estar para no pensar en nada, donde las preocupaciones no aparecen, donde solo importamos nosotros...
Publicar un comentario