Sobre el teclado

2013. La última vez que escupí palabras y pensamientos sobre un teclado de una manera tan extensa era hace 4 años. Me pasé al formato hablado pero creo que escribir es más librador porque me da reacción a recapacitar lo que escribo. Y últimamente lo veo necesario. Pensar en todo lo que he hecho durante todo este tiempo me hace parar, recapacitar y pensar, para consultar la ruta de nuevo. 

Audiovisuales. Llevo en ellos desde hace más de 10 años, porque sí, los inicios amateurs también los cuento, desde las primeras actuaciones de teatro, los primeros vídeos, aquella radio comunitaria. Mis cortos de prácticas. El teatro (en backstage), de nuevo. La TV en un programa nacional de corazón (no me juzgues). La etapa freelance haciendo bbc's (mi pesadilla). Los shows. Mi vida. 

Actualmente nadie se para a pensar en quien hay detrás de una cámara o un show. El consumo rápido y obsesivo de la sociedad, insaciable, destruye la cultura venga de donde venga. Pero eso de ser creador e ir a contracorriente a mi me pone. 

Ya no acepto todos los trabajos. Ya no acepto todos los proyectos. Ahora mando a paseo de manera cortés a quien me propone despropósitos. Ya no amplío currículum si no me interesa porque es la única forma de sentirme vivo. Decir "no" a lo que no me agrada y comunicarlo a viva voz es de los mayores orgasmos que puedo sentir, porque me siento creador. Creador de mí mismo y empoderado de mi voluntad. Al principio es tan difícil, pero ahora es tan placentero que deberías probarlo, siempre que no vayas tarde, porque la mayoría... va tarde.

2017. He vuelto a escribir un post. Y es un problema... porque engancha. 

SC.
Publicar un comentario

Entradas populares