jueves, 4 de junio de 2009

Diario de Abordo Cap.13: Babà

Tras todos estos meses de dejar Nápoles en el tintero, decidimos que ha llegado el día: dado que es 30 de mayo, sábado, en el teatro no se hace nada últimamente y que la familia Palencia Martín ha decidido llevarse a Javi de turismo. Los tres que quedamos, Leti, Lucía y yo 'prendemos il pullman' para un bonito día napolitano. Al llegar, los mitos se desvanecen: ni calles sucias, gente normal y corriente por sus calles, puestos y mercadillos con gafas, gorras y demás productos de marca de dudosa procedencia (sí, me compré unas gafas PRADA por la friolera cantidad de 5€), barrenderos, camiones de basura... Una ciudad normal y corriente (a la italiana). Un kiosko nos informa de tal vez el porqué de la limpieza de la ciudad: "Per la mattina: Giro d'Italia, per la sera: Gay Pride"; vamos que entre la vuelta ciclista y el orgullo gay la ciudad se viste con sus mejores galas (la limpieza de sus calles). Paseamos tranquilamente por callejuelas con souvenirs: máscaras, limoncelo, más máscaras, pasta y más mascaras. Comemos en un chino, vemos la Chiesa di Jesù il Nuovo, plazas, calles típicas, el inicio de la manifestación del Orgullo Gay (nada que ver con todo lo que se monta en Madrid, aquí es todo más humilde..., vamos 3 camionetas con carteles y banderas), el Cristo Velado (tras mil doscientas vueltas buscando la maldita Chapella di Sansevero, ya sabes que soy un torpe en eso de las localizaciones, encontramos a un gallego que nos llevó hasta nuestro destino...), la Chiesa di Santa Chiara y poco más... Por aconsejamiento general volvemos antes de que se nos haga de noche, así que a las seis y media ya estamos subiendo en el autobús que nos devuelva a Avellino. No, no probamos la Babà (véase: dulce típico de Nápoles) puesto que su apariencia es tan apetecible como su nombre... Pero sí un granizado para soportar el calor. Se podría decir que sí me gusta Nápoles, tal vez un poco más agobiante en cuanto a tráfico y forma de estructuración de la ciudad, que Roma (sigo enamorado de aquel lugar...) pero es una otra ciudad recomendable de ver y, atento, ¡es la ciudad de Italia más barata en la que he estado hasta el momento! Tal vez por eso hagan tan mala publicidad, para que cuando te armes de valor y vayas, la coloques en buena posición del ranking de ciudades fundamentales de visitar en esta vida...

Publicar un comentario